Revolution Banking SP 2016

Dime a quién contratas, y te diré qué banco quieres ser

By on 29 enero, 2016
Oski Goldfryd TV 300

En estos días, tanto el Santander como el BBVA han hecho gala de nuevas contrataciones entre sus responsables tecnológicos. Ambos nombramientos han tenido un importante eco en la prensa. Es de suponer que cada vez se va comprendiendo más la relevancia de las tecnologías en el modelo de negocio financiero. Quizás dependencia sería un término más exacto que relevancia.

J. Peter Jackson fue nombrado director general de Banco Santander y responsable del área corporativa de Innovación del grupo. Sustituye en el cargo a un histórico José María Fuster, con más de 30 años en el cargo. Jackson ha sido Consejero Delegado de Travelex Group, donde ha dirigido el proceso de transformación de la compañía centrado en innovación digital, reingeniería del negocio y a través de fusiones y adquisiciones.

El BBVA, por su parte, incorporó a Derek White como máximo responsable del área de Customer Solutions. White viene directamente desde su puesto de Director Digital y de Diseño de Barclays Bank, En BBVA, White dirigirá desde el próximo 1 de marzo la transformación de la propuesta de valor para el cliente, que incluye la estrategia global de producto y diseño, la experiencia de cliente, el lanzamiento de nuevos productos y servicios y la optimización del uso de big data y ‘customer analytics’. Además, reportará directamente a Carlos Torres Vila, consejero delegado del Banco.

Dos perfiles que dejan ver a las claras por dónde quieren encaminar sus pasos las dos entidades, y por dónde se perfilan sus retos en el mercado. Pero no sólo son los usuarios, los cambios de hábitos de consumo y ahorro, los millennials, la experiencia de usuario. También está la sombra del Fintech, que representa algo más que pequeñas empresas ultraligeras que puedan amenazar a los gigantes financieros. Se trata de una actitud, una concepción del negocio que va más allá del manejo tradicional del dinero.

En una interesante columna de opinión que publicamos esta semana, Artur Serra, de GFT, hace unas reflexiones relacionadas con los retos para el nuevo año, que nos parecen relevantes. “Además de sus fundamentos tecnológicos, si algo caracteriza a las Fintech es la rapidez con la que se adecúan a las necesidades del mercado y su flexibilidad para explotar nichos de valor que a los grandes bancos se les escapan por las costuras. Para ello, el gran reto de la banca en el 2016 es la agilidad. Inmersos en procesos de fusiones, los grandes bancos no pueden olvidarse de lo que les requiere el mercado, y para ello, tienen que ganar en agilidad y flexibilidad”.

“Seguramente la parte más importante es tener la voluntad de cambiar, pero no es la única. No podemos olvidar que la organización interna de los bancos, la extensa regulación del mercado financiero y los sistemas informáticos existentes que soportan el negocio actual, también frenan la evolución”.

Bienvenidos a España, señores Directores.

Oski Goldfryd, Director de FinancialTech

Deja un comentario