Revolution Banking SP 2016

El efectivo no está desapareciendo: la sociedad no aceptará la desaparición de los billetes

By on 1 marzo, 2016
Paul Adams - Glory

Glory logoAl parecer, cada poco tiempo vemos un nuevo artículo vaticinando la desaparición del dinero en efectivo, y diciéndonos que pronto realizaremos las transacciones diarias a través de tecnología de pago móvil. Por supuesto, muchos de nosotros seremos grandes conocedores de la tecnología, y otros ya lo serán, pero, ¿el consumidor común está realmente listo y dispuesto a adoptar únicamente este método de pago electrónico?, y ¿cuánto de este fenómeno es sólo para llamar la atención?

En septiembre de 2015, los invitados que asistieron a la Semana de la Moda de Londres y estaban en primera fila, pudieron realizar una “compra instantánea” directamente de la colección poniendo su anillo cerca de la etiqueta del artículo que deseaban. Estando esto directamente vinculado a su cuenta bancaria, seguro que a usted no le gustaría estar demasiado cerca de ese abrigo de 600 euros sin darse cuenta.

A pesar de lo publicado en los medios de comunicación sobre los pagos mediante implantes corporales en 2004, cuando Simon Morton, reportero de BBC Science, informó que tenía un microchip que le había sido implantado por una discoteca de Barcelona, hacer que nuestros cuerpos sean legibles por una máquina no se ha convertido en algo común, y continua siendo del dominio de tecnólogos de aventura. Los sondeos sobre el tema son igualmente claros. La encuesta de Ipsos Mori Lloyds Bank de 2015 mostró que el 48% de los encuestados del Reino Unido creen que utilizarán los sistemas de pago sin contacto diariamente en el año 2025. Sin embargo, con el 52% diciendo que el efectivo continuará siendo utilizado como método pago habitual en 2025, es poco probable que vayamos a vivir en una Gran Bretaña sin dinero en efectivo a corto plazo. De hecho, casi la mitad de los encuestados, dijo que el móvil nunca será el método principal para realizar los pagos.

Por otra parte, un requisito previo para el uso del pago electrónico es una cuenta bancaria, por lo que es importante tener en cuenta que el 28% de los hogares estadounidenses llevan a cabo algunas o todas sus transacciones financieras fuera del sistema bancario convencional. En el Reino Unido, 3,5 millones de personas sólo utilizan efectivo.

También debemos preguntarnos: si el efectivo “se está acabando”, entonces por qué tanto Reino Unido como Estados Unidos están invirtiendo en la introducción de nuevos billetes. El nuevo billete de polímero de 5 libras entrará en circulación en septiembre de 2016, y los de 10 y 20 libras en años posteriores. La introducción de los billetes de polímero en el Reino Unido tendrá para la economía británica un coste estimado de 240 millones de libras esterlinas, una inversión en la que se debe haber tomado en consideración el futuro del dinero en efectivo.

Los billetes de euro se han convertido en un símbolo tangible de la integración europea. Son utilizados diariamente en diecinueve países de la Unión Europea y facilitan el comercio y los viajes de los 338 millones de personas que viven en la zona Euro. Con el fin de mantener la integridad del euro, el BCE y los bancos centrales nacionales han comenzado la introducción gradual de una segunda serie de billetes durante varios años. Incluyendo características de seguridad mejoradas que ofrecen una mayor protección contra la falsificación, los billetes de la serie ‘Europa’ también han sido diseñados para durar más tiempo.

El antropólogo cultural Bill Maurer, cuya investigación se centra en la relación entre la moneda y la tecnología, confirmó recientemente que mientras que los estudios muestran que el uso de dinero en efectivo está disminuyendo, lo está haciendo mucho más lentamente de lo que se predijo. Tenemos una conexión emocional con el dinero en efectivo, comenta Bill Maurer, quien continúa diciendo: “es la única forma totalmente democrática de pago: cualquiera puede usar dinero en efectivo y cualquiera puede aceptar dinero en efectivo sin que les cueste nada.” Su sencillez y privacidad no son compartidas por ninguna otra forma de pago.

La única conclusión razonable de todo este despliegue en los medios de comunicación es que nos encontraremos con que se nos van a ofrecer medios de pago más diversos y avanzados, pero que el efectivo seguirá existiendo, ya que los consumidores querrán conservar la capacidad de poder elegir entre una variedad de métodos de pago, incluyendo el efectivo. Hasta que se introduzca una forma de pago que ofrezca todas las fiables y probadas características del dinero en efectivo, la sociedad no aceptará su desaparición.

Paul Adams, Consejero Delegado de Glory Global Solutions.

Deja un comentario