Revolution Banking SP 2016

El sector bancario y los pagos: tendencias y desafíos para los años venideros

By on 15 septiembre, 2015
Cashcloud pareja

Cartes 2013En el futuro, los sectores de pagos, telecomunicaciones y ventas minoristas experimentarán desarrollos tecnológicos que los llevarán por el camino digital. Estamos en una era en la que los sistemas multicanales son la norma, como lo es la adopción masiva de los pagos móviles. Las empresas de hoy conocen esta realidad y, ya sea que se especialicen en pagos o no, todas han optado por invertir en estrategias digitales.

Las empresas del sector bancario ahora pueden ofrecer transacciones y pagos digitales, y así han arrasado por completo el terreno de pagos, bancario y de telecomunicaciones, preparándolo para una nueva remodelación.

Los desarrollos más recientes en los sistemas de pagos han sido extremadamente rápidos. El número de pagos que se realiza mediante terminales móviles aumenta sin cesar. Durante la primera parte del año 2015, la cantidad de pagos electrónicos, incluidos los pagos con tarjetas, que registraron un volumen total de 47.000 millones de dólares en 2014 y los pagos por Internet, sobrepasó los pagos en papel, en efectivo y cheques.

Pagos: última etapa de la revolución

Según Euromonitor, se espera que para el año 2016, los pagos con tarjetas, potenciados por esta misma tendencia, sobrepasen los pagos en efectivo y se conviertan en el método de pago de preferencia del mundo entero; especialmente en China. De hecho, el cambio al comercio electrónico ha hecho que incluso las monedas se vuelvan electrónicas; una tendencia que sin duda se extenderá en los próximos años. Los monederos electrónicos serán el lazo exclusivo entre vendedores y compradores.

Desde enero de 2014 hasta julio de 2015, se completaron más de mil millones de transacciones sin contacto, según Visa Europe. A modo de ejemplo, en marzo de 20154, los usuarios de tarjetas Visa gastaron 1600 millones de euros.

Liisa Kanniainen, vicepresidente de Soluciones Móviles Corporativas del Nordea Bank, comentó: que «Lo ocurrido en 2014 sirve de confirmación, para esos actores de la industria que todavía tenían sus dudas, de que los pagos sin contacto han llegado para quedarse. Los beneficios que ofrecen por ser un método de pago fiable, seguro y fácil de usar alientan a los usuarios de tarjetas a elegir esta opción. Nuevos actores del mercado de pagos sin contacto, incluidos los servicios Apple Pay, Samsung Pay y Android Pay, han entrado en escena y, en la mayoría de los casos, les están robando estrellato a los gigantes de los pagos tradicionales (VISA, Mastercard)».

En palabras de Jean-Noël Georges, director del programa global y gerente de investigación en Frost & Sullivan: «La interoperabilidad de los teléfonos inteligentes o las computadoras portátiles —habrá 19 mil millones de estos dispositivos en uso en todo el mundo para el año 2019— se ha vuelto parte de nuestra realidad cotidiana. Estas herramientas conectadas han dado lugar a nuevos usos y nuevas maneras de compartir información mediante tecnologías como la NFC (comunicación de campo cercano), los códigos QR (códigos de barras bidimensionales de respuesta rápida), la tecnología de baja energía Bluetooth (BLE, por sus siglas en inglés) y la emulación de tarjetas (HCE, por sus siglas en inglés). A medida que cada una de estas tecnologías gane terreno en el mercado, irán redefiniendo la industria de pagos año tras año. En 2014, las tarjetas con tecnología NFC y LTE (evolución a largo plazo) registraron un crecimiento mayor al 100 %».

En el mercado de pagos móviles, Apple logró posicionarse rápidamente con su servicio Apple Pay, lanzado a fines de 2014. John Devlin, analista principal y creador de P.A.ID Strategies, indicó que en el transcurso del año 2015, Android Pay y Samsung Pay, al igual que Apple, lograron establecerse como fabricantes, con la esperanza de generar nuevas fuentes de ingresos y renovar el aire que respiran sus negocios.

¿Amigos o enemigos de la banca?

Con muchas organizaciones no bancarias capaces de ofrecer servicios de transacciones y pagos digitales, ahora los bancos no tienen más opción que reinventarse si es que desean darle pelea a la competencia. En 2014, el Banco Mundial calculó que la mitad de la población adulta, más de 2.500 millones de personas, no tenía una cuenta bancaria «física». Los nuevos actores de la industria de pagos que sepan capitalizar esta realidad, en especial apuntando a su base de clientes más jóvenes, tendrán un rol fundamental en este cambio.

La hiperconectividad trae aparejadas nuevas formas de comportamiento y la imperante necesidad de brindar seguridad y confianza. Ahora los usuarios exigen más protección en cuestiones de confidencialidad y seguridad de sus datos personales. Sin embargo, los intentos de fraude representan un obstáculo significativo en el sistema. Por este motivo, una sólida autenticación, en especial para los pagos móviles, resulta de suma importancia.

La biometría comienza a ser vista como una de las soluciones más indicadas para ofrecer tecnología de identificación completamente fiable. «En el mundo digital y conectado en que vivimos, los humanos parecen no ser incluidos en los desarrollos tecnológicos. Sin embargo, los nuevos dispositivos harán énfasis en las personas en lugar de en lo móvil. Visto así, la biometría surge como una respuesta adecuada para las necesidades de autenticación e identificación», afirma Jean-Noël Georges.

Deja un comentario