Revolution Banking SP 2016

EMV posiciona a España como líder en reducción del fraude en tarjetas

By on 25 octubre, 2014
Jesus Rodriguez, Realsec

Realsec logoActualmente, y tras la implantación en el año 2010 de la nueva tecnología chip EMV en España, fruto del esfuerzo e inversión por parte del sector bancario en su afán por mejorar la seguridad y confianza de sus medios de pago, nadie puede poner en duda el éxito de la aplicación de esta tecnología en las tarjetas financieras como instrumento de lucha para minimizar el riesgo de fraude y proporcionar una mayor seguridad a los titulares de tarjetas.

El desarrollo e implantación de esta tecnología EMV, iniciativa de las Marcas Franquiciadoras de los Medios de Pago (MasterCard, VISA y JCB) persigue como  principal objetivo garantizar los máximos niveles de protección y seguridad tanto para los usuarios como para las entidades financieras y las empresas franquiciadoras de medios de pago.

La tecnología chip EMV a través de un proceso en cadena conformado por usuario-titular, usuario-comerciante, banco emisor y banco adquiriente se ha hecho extensible a todos los actores que intervienen en los procesos financieros: tarjetas, terminales (cajeros y TPVs), centros autorizadores, etc.

La migración de la banda magnética al chip EMV, basado en tecnología criptográfica, ha supuesto una auténtica revolución, otorgando una mayor fiabilidad y confianza a las operaciones realizadas con tarjetas.

Sin embargo, es preciso señalar que el modo de gestionar este proceso y los resultados del mismo no se han desarrollado por igual en todos los países de Europa.

Asimismo, no debemos olvidar que a medida que unos países han ido implantando  la tecnología EMV, las bandas organizadas del defraude de tarjetas  han ido centrando sus esfuerzos delictivos en aquellos países que aún no han realizado dicha migración o se hallan inmersos en este proceso.

Según datos de Euromonitor International, ya desde el año 2.006, España es uno de los países donde mejores resultados se han obtenido en relación a  la  lucha contra la lacra del fraude en los Medios de Pago, y todo ello, mediante la implantación del chip EMV.

En el caso concreto de España, encontramos que el mayor nivel  de fraude bancario está vinculado precisamente a los Medios de Pago, en concreto, a los intentos de falsificación y uso fraudulento de tarjetas. Pero gracias a la aplicación de la criptografía, base de la tecnología chip EMV, el proceso de verificación y autenticación  de los  titulares se ha reforzado, impidiendo la clonación y  el acceso a los datos grabados en la tarjeta.

Si bien es cierto, existen indicios de fraude en los intentos de llevar a cabo transacciones bancarias en operaciones donde no se requiere la presentación física de la tarjeta; no obstante, si hacemos caso a los datos, este tipo de fraude es menor en España que en muchos países de la comunidad económica europea, llegando a representar en algunos países el 60% del fraude total.

Desde siempre, el sector financiero ha estado comprometido y sensibilizado con la seguridad en los Medios de Pago, por lo que nunca ha escatimado en recursos destinados a minimizar las vulnerabilidades que le afectan tanto a ella misma como a sus clientes.

Sin embargo, pensar en una  erradicación total y  absoluta del fraude bancario es una utopía, porque delincuentes y ciberdelincuentes nunca cesan ni cesarán en su empeño por buscar e inventar nuevos métodos y técnicas para  traspasar y vulnerar  los mecanismos de seguridad adoptados por la Banca.

Por eso, aunque los medios de pago constituyen un área dinámica y cambiante, la aplicación y uso de la criptografía como un instrumento de la tecnología para mitigar el riesgo de fraude es,  a día de hoy,  el mecanismo disponible que podamos considerar como más seguro.

La utilización de algoritmos y de comandos de cifrado de la información, sustentados en dispositivos criptográficos certificados conforme a los estándares exigibles por las empresas franquiciadoras de los medios de Pago, contribuyen a que las transacciones bancarias que realizamos  los titulares de tarjetas de crédito o débito sean mucho más seguras, y así prevenir y mitigar  los riesgos de fraude.

Jesús Rodríguez Cabrero, Presidente y Director General REALSEC