Revolution Banking SP 2016

La aparición de las FinTech acelera la transformación digital de la Banca

By on 5 octubre, 2015
Javier Rey - Tecnocom

Tecnocom logoLos nuevos actores se están focalizando en los aspectos más interactivos del modelo, es decir, todo lo que es el proceso digital, la omnicanalidad y la experiencia de usuario, sabiéndolo conjugar con el análisis de los datos, para enfocar una respuesta a las exigencias del nuevo usuario “digital”.

La transformación del mundo financiero, derivada de la Revolución Digital, no debe afectar solo a las tecnologías. Cambiar la tecnología y, además, cambiar los procesos. La tecnología es necesaria pero hay que cambiar la organización, ésta tiene que saber gestionar a un cliente digital, tiene que cambiar sus productos y sus servicios; un reto del que dependerá el éxito futuro de las entidades financieras tradicionales.

El sector financiero se enfrenta a enormes desafíos derivados de la revolución digital, un sector en el que han aparecido nuevos actores, perfectamente identificados, entre ellos, los clientes, a los que no podemos categorizar de forma genérica como “digitales”, ya que muchos de ellos permanecen en el modo tradicional. No obstante, existen los que se mueven en el mundo digital. Son muy activos y tienen la capacidad de asumir rápidamente las nuevas tecnologías disruptivas que están apareciendo. De hecho, este tipo de clientes está provocando un cambio en la forma de relación entre cliente y proveedor.

En paralelo, las Entidades Financieras y los Bancos se han estado moviendo en un entorno de crisis, caracterizado por bajos tipos de interés, el resurgimiento de las comisiones como una forma de recuperación del beneficio, una distribución de los activos y pasivos y un entorno regulador muy costoso y exigente. Una banca que sigue teniendo su fuente de beneficio basada en el modelo de tradicional, si bien cada día son más claras las señales que anticipan el cambio en el mix.

En paralelo, han surgido nuevos actores, las FinTech, muy cercanas a las tecnologías, que están captando con éxito a los consumidores con mayor presencia digital, en negocios como pueden ser los medios de pago, la financiación, los microcréditos. Unos nuevos actores que son los que están focalizándose en los aspectos interactivos del modelo, es decir, todo lo que es el proceso digital, la omnicanalidad y la experiencia de usuario, sabiéndolo conjugar con el análisis de los datos y el conocimiento del cliente, para enfocar una respuesta a las exigencias del nuevo usuario “digital”.

Tecnocom lamparitaEstos actores han captado perfectamente la exigencia de la nueva cadena de valor, sin menoscabar el valor intrínseco que tiene la Banca en el sector financiero. Sin embargo, si la Banca no reacciona podría quedarse como una comodity o como un punto final de la cadena de suministro, es decir, como un soporte financiero. De hecho, estos nuevos actores podrían alcanzar hasta el 8% del beneficio bruto de las Entidades Financieras, en una primera fase, por la gestión de estos negocios no apalancados, con una cuota de mercado bastante significativa. El nuevo contexto va a suponer un cambio irreversible de los servicios financieros.

Nuestra visión sobre la transformación del mundo financiero es que no debe afectar solo a las tecnologías, aunque el término digital se asocie a la tecnología. Cambiar la tecnología implica cambiar los procesos, la tecnología es necesaria pero hay que cambiar la organización. No se trata de imitar a las FinTech, porque las Entidades Financieras no tienen la flexibilidad, ni la cintura, ni la rapidez de cambio estos nuevos actores. Tendrán que adaptarse a un entorno colaborativo, donde probablemente haya muchas alianzas con alguno de estos actores. Las Entidades Financieras van a vivir una etapa de “coopetición”, es decir que aúne la competición y la colaboración, como base para la transformación y continuidad del negocio financiero.

En este horizonte, la Banca tiene que saber convivir con esta fase de transformación, pero manteniendo su negocio tradicional que, al fin y al cabo, garantiza su porcentaje de negocio. Debe saber transformarse en este mundo digital para al final converger en lo que van a ser el marco de servicios financieros que llegará en poco tiempo.

Hay que recordar que se trata de una competencia desigual, ya que los actores que irrumpen en el mercado no están regulados, están más bien en el borde, mientras que los grandes operadores tienen una regulación muy estricta. Una cuestión que hay que resolver, abogando para que los nuevos actores estén regulados. En todo caso, la Banca tiene que competir con sus ideas, con su forma de hacer negocio, con la confianza que ofrece. Hay cabida para todos en el mercado.

Javier Rey Director General Corporativo Banca y Seguros de Tecnocom

Deja un comentario