Revolution Banking SP 2016

La banca digital del futuro, para ganar en la batalla por los clientes

By on 26 junio, 2015
Artur Serra GFT_1

GFT logo pequeñoEl 49% de los clientes de entidades financieras españolas ha utilizado la banca móvil a través del navegador o apps dedicadas. Se trata de consumidores que rara vez se ponen en contacto con un asesor financiero. Las sucursales bancarias deben llevar a cabo su propia transformación digital para atraer a los clientes y que estos vuelvan a ser el centro de atención. Todo esto requiere un cambio radical de planteamientos a todos los niveles; un cambio que merece la pena realizar.

¿Quién es ese tipo de cliente para el que hay que cambiar radicalmente? ¿Cómo puede la banca avanzarse a sus requisitos? Para comprender las necesidades de los clientes más jóvenes es necesario encontrar un hueco en su rutina digital diaria, pero esta tarea no suele resultar nada fácil para un asesor financiero que haya recibido una formación tradicional. A las nuevas generaciones ya no les basta con tener una cuenta bancaria gratuita o participar en un sorteo de entradas para un concierto. ¿Por qué? Porque la banca funciona de una manera totalmente distinta a las necesidades de la “generación digital” y, por tanto, necesita una transformación. ¿Y cómo podrían ser los primeros pasos de esta evolución?

Tomaremos como ejemplo a un joven al que llamaremos Tim, y le acompañaremos en su recorrido como cliente de un banco. Tim es una persona comunicativa y se relaciona a través de redes sociales, tanto en su entorno privado como en el profesional. Por eso, no le sienta bien que al llegar a la sucursal nadie le salude mientras espera a que lo atiendan, y que el empleado de su entidad financiera se dedique, en primer lugar, a teclear todo tipo de datos en el ordenador aún antes de saber lo que Tim quiere.

Desde que su banco está presente en todos los canales de comunicación, a Tim le gustaría conectar con su asesor a través de Facebook o Twitter, incluso aunque no sea estrictamente para hablar de productos bancarios.

Al llegar a la sucursal, el sistema de gestión de cuentas digital permite detectar y reconocer al cliente a través de su Smartphone gracias a las nuevas tecnologías del Internet de las cosas. De este modo, el asesor que esté presente en ese momento tendrá todos sus datos en pantalla y podrá conocer de antemano los aspectos clave del cliente, la lista de temas que tiene pendientes o cuál es la mejor oferta que se le puede proponer. Es la misma lista que Tim recibe como alertas SMS o por correo electrónico. Así, si existe el riesgo de que la cuenta de Tim quede en descubierto, con unos pocos clics desde su propio smartphone, podrá decidir si quiere aceptar un crédito a corto plazo que le resulte más económico que el coste de los intereses del descubierto.

Esta visión de la banca digital es la que GFT ya está desarrollando en su laboratorio de banca digital ubicado en Sant Cugat (Barcelona). Allí se integra una innovadora oferta de servicios, simulando el proceso que sigue un cliente desde su sala de estar hasta la sucursal bancaria del futuro. De esta forma, la compañía muestra cómo hacer esto posible para las entidades financieras con un modelo que exige un cambio a todos los niveles, pero que al final resulta rentable: sólo de esta manera los bancos podrán conservar su atractivo en la batalla por los clientes.

Artur Serra, Director Ejecutivo para Banca de GFT en España

Deja un comentario