EADTrust

La revolución de la industria financiera descansa en la expansión del móvil

By on 21 noviembre, 2016
david-gonzalez_2-gd

G&D logoLos consumidores pueden ver en sus teléfonos móviles la revolución que está teniendo lugar en el sector de los pagos. Pero la sencillez con que hoy en día se puede efectuar un pago a través de estos dispositivos, no refleja la complejidad que ha significado para la industria de servicios financieros, y a la que aún se ha de enfrentar en el futuro próximo.

No cabe duda de que estamos en un profundo proceso de cambio de nuestros hábitos, y muchos de ellos están aparejados al uso masivo de los smartphones como un elemento fundamental a la hora de realizar compras. De hecho, y según el informe Deloitte Mobile Consumer, realizado el año pasado, el 13% de los adultos británicos ha hecho un pago con su móvil en comercios.

Ello representa un alto porcentaje, si se tiene en cuenta que un año antes, esa ratio era del 3%. Igualmente, y según este mismo informe, el 40% ha hecho una compra de comercio online con su teléfono y el 59% ha navegado por las versiones móviles de las webs de los comercios.

El camino hasta la revolución que se vive actualmente en los pagos a través de los teléfonos inteligentes no ha sido fácil. Fue en 1999 cuando Nokia y Visa pilotaron la primera experiencia que permitía a un teléfono pagar a través de la red. Por supuesto, que por aquellos años los teléfonos inteligentes no eran tan populares como ahora.

G&D CloudPay_1De hecho, y según la Reserva Federal estadounidense, el 87% de la población adulta de Estados Unidos tenía un teléfono móvil en 2015 y el 77% de esos móviles eran teléfonos inteligentes.

Según Forrester, se espera que la penetración global de smartphones supere el 50% en 2017, y esto significa que miles de millones de personas usen de manera intensiva estos dispositivos como una ventana a la red, un medio de comunicación con familiares y amigos, una forma de administrar y gestionar el dinero y parte de su identidad y, por supuesto, una nueva plataforma de servicios financieros. Sobre este particular, cabe señalar que en los Estados Unidos un 33% de los millennials (la generación entre los 15 y 34 años) cree que en menos de cinco años ni siquiera necesitarán un banco.

En otras partes del mundo también se observa un patrón similar. M-Pesa, el servicio de transferencia de dinero basado en teléfonos móviles de Vodafone y que opera en África, India y Europa del Este, procesó 3,4 billones de transacciones entre abril de 2014 y marzo de 2015. Pero si bien ha sido un éxito extraordinario en países como Kenia, el servicio ha sido recientemente retirado de Sudáfrica, ya que no logró alcanzar una masa crítica suficiente de usuarios.

¿Cuáles son las razones? No existe una respuesta fácil. Razones culturales, redes sociales, legislación y competencia, tienen su peso. Algunos argumentan que la industria de pagos móviles está tratando de resolver un problema que no existe para la mayoría de nosotros. Lo cual sucede si lo vemos sólo como cambiar el pago de bienes y servicios con una tarjeta de crédito o incluso en efectivo, por un móvil.

G&D chip tecladoEl impulso hacia el pago sin efectivo, es especialmente fuerte en los países nórdicos. Suecia tiene como objetivo liberarse del dinero en papel en torno a 2.030; Dinamarca ha declarado libres de impuestos las operaciones con Bitcoin. Mientras tanto, Finlandia encabezó el Citigroup’s Digital Money Index (Índice de Dinero Digital del Citigroup) durante tres años consecutivos. Sin embargo, esta tendencia del pago sin dinero está impulsada, en mayor medida por los proveedores que por los propios usuarios, y movidos por un deseo de reducir los costes y capturar datos de los consumidores, que cada vez son más valiosos para los comerciantes, los miembros de la industria de pago y los gobiernos.

A los primeros, los minoristas, los datos pueden ayudarles a ofrecer un marketing dirigido y servicios más personalizados. Por su parte, para la industria de los servicios financieros se traduce en una manera de reducir costes y aumentar la seguridad. Y los gobiernos ven los beneficios desde un punto de vista de transparencia fiscal y como una manera de acabar con el mercado negro. En definitiva, los respaldos de estos tres sectores tan poderosos están impulsando el despegue de la industria de pagos móviles.

Datos clave

  • El 23% de los estadounidenses entre los 18 y 34 años admiten usar sus teléfonos para hacer pagos móviles a comerciantes locales, al menos una vez a la semana, (encuesta de Accenture, pago digital 2015).
  • Más de la mitad de los que no realizan actualmente pagos móviles, lo harían si les ofrecieran descuentos / cupones o puntos para obtener regalos –53%– (encuesta de Accenture, pago digital 2015).
  • El 24% de todos los propietarios de teléfonos móviles en Estados unidos afirma haber realizado un pago móvil en los últimos 12 meses, (Federal Reserve, Servicio Financiero de Consumidores y Móviles 2016).
  • La seguridad es una preocupación clave, citada por el 42% de los encuestados del Reino Unido, como la razón por la que no utilizan los pagos móviles, (Informe Deloitte, Consumidor Móvil 2015).
  • El número de usuarios de smartphones en Estados unidos alcanzará los 279 millones en torno a 2.018, y a escala global se estima que llegue a más de 2.500 millones de personas. (Grupo de Investigaciones Biométricas, White Paper 2014, y Statista 2016).

David González, Director de Ventas y Márketing en G&D Ibérica

Deja un comentario