Revolution Banking SP 2016

Cómo la tecnología ha transformado el trading

By on 27 abril, 2016
Gal Haber - Plus500

Plus500 logoAlgo importante está ocurriendo en el mundo del trading en los últimos años. El mejor ejemplo de este cambio lo vemos echando un vistazo a la situación actual del trading en cualquiera de los principales mercados de valores y comparándolo con hace unos años.

No hace mucho tiempo, en los mercados de valores, todo era bullicio y revuelo. Hoy en día, en el parqué, sólo hay unas pocas personas, la mayoría de las veces ocultos detrás de las pantallas de grandes ordenadores. Todo es calma y silencio. La tecnología ha cambiado todo y ha asumido muchas de las funciones que antes desempeñaban las personas.

La mayor parte de las transacciones se procesan hoy en un abrir y cerrar de ojos en los servidores de grandes data centres. Atrás quedaron los parqués con el ajetreo y barullo de los brokers. La mayoría de los cambios derivados del uso masivo de la tecnología en el mundo de las finanzas están dirigidos al sector profesional. Pero la tecnología también ha democratizado el trading.

No mucho tiempo atrás, el trading solía ser una actividad casi desconocida. Especialmente en Europa, pocas personas poseían acciones y sólo unos pocos utilizaban herramientas financieras más avanzadas como los derivados. Si se quería invertir en acciones o derivados, se precisaba ser un profesional del sector o abrir una cuenta en una institución financiera especializada y llevar a cabo todas las transacciones a través de expertos.

Con el desarrollo de Internet, todo esto comenzó a cambiar. Los bancos online tomaron la delantera y después siguieron los bancos tradicionales, ofreciendo a un público más amplio no sólo tarifas más baratas y las tasas de interés atractivas, sino también la oportunidad de comprar y vender acciones directamente online, sin la ayuda o intervención de un bróker profesional.

Aunque esto supuso un avance, aún faltaba un paso más para que el público en general tuviera un fácil acceso a los instrumentos financieros más avanzados, los cuales ofrecen muchas más oportunidades para un inversor. Por ejemplo, obtener beneficios a corto, incluso cuando una acción o índice caen, mediante el uso de derivados como el Contrato por Diferencia (CFD).

Sólo con el reciente desarrollo de las plataformas de trading online, como Plus500, el público general ha tenido acceso a estas herramientas más avanzadas, como los CFDs. Los CFDs se han desarrollado para que los traders puedan disfrutar de todos los beneficios de poseer una acción, índice, fondos cotizados en bolsa (ETFs), divisas o materias primas, sin tener que poseer físicamente el instrumento en sí.  El cliente se adhiere a un contrato de CFD al precio vigente en ese momento.

La diferencia entre dicho precio y el precio vigente al cierre de la posición se compensa en efectivo, lo que ha dado lugar al nombre de Contrato por diferencia (“Contract for Difference”). Básicamente, un CFD es un contrato entre dos partes, normalmente “comprador” y “vendedor”, que estipula que el comprador pagará al vendedor la diferencia entre el valor actual de un activo y su valor en el momento del contrato y viceversa. De esta manera, los CFDs permite a los traders sacar ventaja de la fluctuación de los precios.

Pongamos un ejemplo, los CFDs funcionan de esta manera: en lugar de comprar 1.000 acciones de Microsoft en Bolsa, un trader puede comprar 1.000 CFDs de Microsoft en una plataforma de trading de CFDs. Un aumento de 5 dólares por acción en el precio de Microsoft, podría dar al cliente de CFDs una ganancia de 5.000 dólares, al igual que si hubiera comprado las acciones reales que se negocian en el Mercado de valores.

Con los CFDs se eliminan muchas de las ineficiencias de la negociación de las valores subyacentes en el mercado. Los costos y los retrasos de la entrega física de las acciones, su registro y cualquier cargo por tenencia o custodia segura llevada a cabo por un bróker, están eludidos. La otra ventaja importante de los CFDs es que los clientes pueden operar en el margen usando el apalancamiento financiero. El trading con CFDs significa que los clientes pueden negociar una cartera de acciones, índices y commodities sin tener que desembolsar grandes cantidades de capital. Utilizando el ejemplo anterior, con un apalancamiento de 10, un cliente que compra 50.000 dólares en acciones, solamente tiene que desembolsar 5.000 dólares de margen inicial para el equivalente en CFDs.

Plus500 euroOtras de las herramientas financieras que se han puesto a disposición de un público general gracias a las nuevas tecnologías, son por ejemplo, los warrants, opciones y futuros. Todas estas herramientas tienen una cosa en común, que puede haber sido la única buena razón por la que antes sólo estaban disponibles para los inversores profesionales: incluyen riesgos específicos relacionados con las extraordinarias oportunidades que ofrecen. Por lo tanto, es aconsejable para comenzar una carrera como trader y perfeccionar así los conocimientos, utilizar una cuenta de demostración que cuente con plenas funcionalidades, pero sin los riesgos que conlleva tener una real.

La variedad de opciones disponibles para los inversores privados en la actualidad es impresionante. Pero todo parece indicar que esto es sólo el principio de cómo la tecnología está cambiando el mundo de las finanzas. 2016 también puede llegar a ser el año en el que los bancos tradicionales se enfrenten a grandes desafíos también en otras áreas. Parece que se avecinan tiempos emocionantes.

Gal Haber, CEO y cofundador de Plus500

Deja un comentario