Revolution Banking SP 2016

Los nuevos medios de pago se abren paso en un mercado marcado por efectivo y tarjetas

By on 24 junio, 2015
PwC hombre movil

PwC-IE logoLos nuevos medios de pago, tarjetas virtuales, contactless, aplicaciones móviles, pagos con móvil (wallets), se están abriendo paso  en España, en un mercado todavía marcado por el uso mayoritario del efectivo, de las tarjetas de débito y crédito y las transferencias.

Esta es una de las principales conclusiones del informe Los medios de pago, un paisaje en movimiento, elaborado por el Centro del Sector Financiero de PwC e IE Business School, presentado con la participación del Javier Rodríguez Zapatero, director General de Google en España y de responsables de medios de pago e innovación de  BBVA,  Banco Santander y MasterCard.

El estudio  concluye que el dinero en efectivo (lo utilizan el 100% de los españoles), la tarjeta de débito (90,8%), el pago por transferencia (85,8%) y la tarjeta de crédito (76,6%) siguen siendo los métodos de pago más utilizados en nuestro país. Sin embargo, las nuevas fórmulas van ganando poco a poco terrero. Entre todas ellas, Paypal es la más conocida (más de la mitad de los usuarios asegura haberla utilizado, por delante del cheque o talón -38,8%- y del cargo a la factura del móvil -25%-), mientras que Apple Pay, sin ni siquiera haber llegado a Europa, está considerada como una de las opciones con mayor proyección. Otras fórmulas también novedosas, como las tarjetas virtuales o el contactless, aunque en menor medida, son usadas por el 18% y el 15,2%, respectivamente.

Medios de pago en España

PwC IE estudio 01

El documento también analiza la relación entre las distintas formas de pago y el volumen de los importes a abonar. En general, los usuarios están dispuestos a abonar cualquier cantidad de dinero, aunque sí parece que la resistencia a operar con un determinado medio de pago aumenta conforme sube la cantidad. Son especialmente evidentes en el caso del efectivo y la factura móvil, donde el 51% y el 82% de los encuestados, respectivamente, no pagarían un importe elevado. En el caso de las nuevas formas de pago la que menos confianza inspira, siempre para cantidades altas, es la tarjeta contactless.

Pero, ¿qué atributos buscan los usuarios a la hora de decantarse por un medio de pago u otro? La respuesta es que esperan un compendio de utilidad, comodidad, seguridad y garantía. En este último ámbito, el de la confianza, el 81% de los usuarios aseguran que los bancos son el agente que más garantías le genera, por delante de las compañías tecnológicas -64,4%- y las empresas de telefonía -53,8%-.

La creciente proliferación de los pagos a través de Internet y, sobre todo, del teléfono móvil, está cambiando la fisonomía del sector en todo el mundo. El actual statu quo, en el cual los bancos tienen una posición dominante, está amenazado por la aparición de nuevos competidores (gigantes tecnológicos, operadoras de telecomunicaciones, fabricantes de móviles, empresas de distribución, start ups). En esta batalla, donde las fronteras de los negocios son difusas, los bancos no solo tiene que defender sus nichos de negocio actuales -efectivo, transferencias, tarjetas- sino que pueden atacar otros territorios de ingresos nuevos como lo pagos móviles, los monederos electrónicos, o la facturación electrónica. En total, lo que está en juego es un  mercado de unos 20.000 millones de dólares en todo el mundo.

PwC IE estudio 02

Según el estudio, de lo que parece no haber dudas es de que en el centro de esta metamorfosis en los pagos, está el teléfono móvil. Desde su popularización en la década de los 90, los dispositivos móviles han actuado como depredadores digitales sustituyendo, en mayor o menor medida, a cámaras  fotográficas, libros, periódicos, reproductores de música, relojes. El interrogante que queda por resolver es si esto mismo va a suceder con los medios de pago.

Finalmente, del estudio se desprende que la evolución futura del sistema de medios de pagos estará condicionada por dos grandes elementos transversales: la regulación y la seguridad. La regulación, que tiene un gran impacto en los modelos de negocio, se desarrolla en distintas capas (sectoriales, de canal, de producto, etc.) y  está muy fragmentada geográficamente. La seguridad es otro factor clave, en el que intervienen elementos objetivos –hasta qué punto las transacciones son realmente seguras- y también subjetivos –la percepción, cierta o no, de la realidad-. Ningún medio de pago nuevo prosperará si el usuario no está convencido de que su dinero no corre peligro.

Deja un comentario