Revolution Banking SP 2016

Tecnocom define una hoja de ruta para la transformación digital en la banca

By on 9 julio, 2015
Tecnocom lamparita

Tecnocom logoLa transformación digital de las entidades financieras debe ser un proceso que atienda tres máximas: convivir, transformar y converger, según Tecnocom. Una hoja de ruta que no solo debe afectar a las tecnologías de la entidad, sino también a la organización, la sistemática comercial, los productos y servicios.

De acuerdo con Tecnocom, la adopción por parte de los consumidores de las nuevas tecnologías, que aparecen de manera rápida y disruptiva, está provocando un cambio en la relación cliente-proveedor. Los usuarios se han convertido en los líderes tecnológicos, en jueces muy severos que definen el modelo de interacción con sus proveedores.

El sector financiero no es ajeno a este cambio digital, que se produce en un contexto propio caracterizado por tipos de interés prácticamente a cero, alza de las comisiones, redistribución de los activos y pasivos a nivel mundial, sistema supervisor muy exigente y costoso para las entidades.

A él se añade la aparición de nuevos actores, muy cercanos a las nuevas tecnologías, que están captando a los consumidores aprovechando su presencia digital y entrando en negocios de nicho: medios de pago, servicios de transferencias.

Mario Yañez - Tecnocom

Se trata de “Negocios no apalancados, explica Mario Yáñez responsable de Soluciones Financieras de Tecnocom, que pueden llegar a significar el 8% del beneficio bruto de las entidades”. La combinación de servicios financieros y nuevas tecnologías está provocando un cambio de rumbo irreversible en el sector. “Al igual que en otros sectores en el pasado, señala Mario Yáñez, la industria financiera está viviendo su particular “momento Napster”.

Estos nuevos actores están poniendo el foco en los aspectos más interactivos del modelo: digitalización de los procesos, omnicanalidad y experiencia de cliente. Saben conjugar elementos como la movilidad, internet, la analítica (Big Data), para crear un entorno atractivo para el consumidor digital.

“La cuestión es, indica Yáñez, saber si es necesario transformar completamente un banca. La realidad es que la mayoría de los clientes actuales de las entidades no son digitales, pero es necesario atender a los “millennials” y a los clientes del futuro. Estos segmentos, aun siendo minoritarios actualmente, son los que van a marcar las pautas en los próximos años”.

De esta manera, las entidades deben considerar la bimodalidad, la necesidad de convivir entre los dos mundos: el tradicional y el digital. Para ello es necesario establecer una hoja de ruta que permita desarrollar el proceso en tres fases: convivir, transformar y converger.

Debe considerarse que los nuevos actores digitales entienden perfectamente cuál es la nueva cadena de valor y, sin menoscabo del valor del banco, simplemente se posicionan como tractores de la misma y, si la entidad no reacciona, podría quedar relegada a la parte final de la cadena, como una commodity, fabricante y soporte del producto financiero.

El gran reto no es imitar a estos jugadores, sino romper la visión tradicional de la cadena de valor para convertirla en un ecosistema, en un entorno colaborativo donde poner en valor los aspectos diferenciales y competir por ellos, en lugar de intentar abarcar todos los elementos de forma endógena.

Un desafío que, según Tecnocom, pasa por abrir y flexibilizar las arquitecturas de sistemas, capitalizar el conocimiento y experiencia que existen, establecer nuevos modelos de alianzas con nuevos socios, definir los valores realmente diferenciadores, focalizarse en el cliente, son aspectos clave a trabajar en el proceso de transformación digital.

www.tecnocom.es

Deja un comentario